Asociación Española para la Acidosis Tubular Renal

Photo by Robina Weermeijer on Unsplash

¿Qué es la Acidosis Tubular Renal (ATR)?

Es una enfermedad que ocurre cuando los riñones no eliminan apropiadamente mediante la orina los ácidos que hay en la sangre

La nefrona es la unidad estructural y funcional básica del riñón. Su principal función es filtrar la sangre para regular el agua y las sustancias solubles, reabsorbiendo lo que es necesario y excretando el resto como orina.
 
Cada riñón tiene aproximadamente un millón de nefronas y cada una tiene un túbulo renal. Es un tubo donde el ácido y los desechos filtrados de la sangre se secretan a la orina. 
 
Sufrir una enfermedad o un defecto puede interferir en la manera en la que funcionan los túbulos renales, lo que puede provocar ATR.

¿Cuáles son los Síntomas?

Muchas veces, los niños con ATR no manifiestan síntomas y no saben que padecen esta enfermedad hasta que aparece en una prueba de orina o un análisis de sangre.

En algunos casos, el primer síntoma de ATR es la aparición de piedras en los riñones, lo que a su vez provoca síntomas como:

Con el tiempo, la ATR puede afectar el desarrollo de los huesos e impedir el crecimiento normal del niño.

Otro síntomas:

Tipos y Causas

ATR tipo 1

Es la más común. Distal significa que el efecto está relativamente alejado del comienzo del túbulo. Puede ser hereditaria o provocada por un nivel alto de calcio en sangre, leucemia, trastornos autoinmunitarios o el uso de ciertos medicamentos.

ATR tipo 2

Sucede cuando el daño o el efecto se encuentra relativamente cerca del inicio del túbulo. Es más frecuente en lactantes y generalmente está relacionada con un trastorno denominado Síndrome de Fanconi.  También con la carencia de vitamina D, la intolerancia a la fructosa o el uso de ciertos medicamentos.

ATR tipo 3

Ya casi no se usa como una clasificación.

ATR tipo 4

Es causada por un defecto en la capacidad de transporte del túbulo distal. El transporte implica movimiento de electrolitos, como sodio, potasio y cloro, entre la sangre y las partes del cuerpo. Al fallar el transporte se acumula demasiado potasio en sangre (hiperkalemia) siendo un problema para el corazón y otros órganos. Puede ser causada por infecciones urinarias (UTI), trastornos autoinmunitarios, leucemia, diabetes, rechazo de un trasplante de riñón o el uso de ciertos medicamentos.

¿Cuál es el Diagnóstico?

Si su hijo experimenta alguno de los síntomas de ATR, consulte con un médico de inmediato. 

Cuanto antes se actúe contra esta afección, más efectivo será el tratamiento.

Para diagnosticar la ATR, el médico realizará un examen físico y tomará una muestra de sangre a su hijo para realizar un análisis.

Además, es posible que pida una muestra de orina.

Si los resultados de los análisis sugieren que su hijo podría padecer ATR, el médico hablará con usted para decidir el mejor tratamiento.

¿Cuál es el Tratamiento?

El tratamiento dependerá de la causa y tipo de ATR. 

Si es una reacción a determinado medicamento, es posible que el tratamiento implique suspender el uso de dicho medicamento o modificar la dosis.

Si la ATR es causada por una enfermedad o afección subyacentes, el tratamiento se realizará hasta solucionar dicha patología.

Para tratar los efectos de la ATR, es necesario recuperar un nivel normal de ácidos en sangre. Para hacerlo, los médicos recetan medicamentos alcalinos, como bicarbonato de sodio, que ayudan a disminuir la concentración de ácidos en la sangre.

La mayoría de las veces, el tratamiento para la ATR es eficaz. Es posible que los niños con ATR provocada por un defecto genético necesiten tratamiento durante toda la vida. La buena noticia es que al adherirse a los tratamientos, los niños pueden vivir de manera saludable.

Hazte socio de ACITURE

Forma parte de nuestra Asociación para promover y mejorar la calidad de vida de los niños y adolescentes con Acidosis Tubular Renal, así como a sus familias, facilitándoles un tratamiento integral.